Normativa Taurina

El Reglamento Taurino aprobado por la Junta de Andalucía modifica numerosos aspectos de las suertes de varas y la suerte suprema, recoge que cualquier aficionado puede ser presidente de una plaza y autoriza a indultar toros en los cosos de tercera categoría, así como una nueva clasificación de las plazas.

El Reglamento Taurino hace una clasificación de las plazas de toros de la comunidad autónoma en la que La Malagueta pasa a ser de primera categoría junto a las de La Maestranza de Sevilla y Los Califas de Córdoba, se amplía la catalogación de los espectáculos recogiendo algunas modalidades que llevan realizándose años como los festejos de recortadores o los festivales mixtos, y se establecen dos registros -el de Profesionales Taurinos y el de Empresas y Espectáculos- con el fin de regular el sector y asegurar la competencia leal.

Entre los principales cambios que se podrán apreciar en los cosos andaluces destaca el referido al indulto de las reses en las corridas de toros y las novilladas con picadores. Hasta ahora tan sólo se podían otorgar indultos en las 11 plazas de primera y segunda categoría existentes en Andalucía, mientras que con el nuevo Reglamento Taurino esta potestad se extiende a las plazas de tercera categoría, con lo que se podrán conceder en las 119 plazas de la comunidad autónoma.

El público también podrá observar cambios en la lidia. En la suerte de varas se reducen las dimensiones de la puya y el número e intensidad de los puyazos se dejan a decisión del matador, aunque en las plazas de primera categoría se establece un mínimo de dos entradas al caballo.

En la suerte suprema se modifican los tiempos para primar la rápida muerte del animal, de forma que la faena dure aproximadamente 10 minutos, contando también los tres avisos a partir de la entrada a matar. Además, en las plazas de primera y segunda categoría se exige la presencia de un puntillero profesional.

En cuanto a los trofeos, los diestros y rejoneadores tendrán que cortar dos orejas al mismo toro para poder salir a hombros por la Puerta Grande de las plazas de Córdoba y Málaga, ambas de primera categoría. En Sevilla, también de primera, se mantiene la exigencia de cortar tres orejas para salir por la Puerta del Príncipe.

La presidencia al alcance de todos

En el palco de la presidencia también caben los cambios, pues a partir de ahora cualquier aficionado podrá acceder a la presidencia de una plaza, una potestad que ha estado limitada en las capitales de provincia a los funcionarios de la escala superior y mandos de la Policía Nacional y en el resto de los municipios a alcaldes y concejales.

La elección de estas personas estará en manos de las delegaciones del Gobierno de la Junta en las plazas de primera y segunda y de los alcaldes en las de tercera categoría y portátiles. Se hará en función del conocimiento de la Fiesta, de su independencia, experiencia y profesionalidad, con la única limitación de no tener intereses directos en la misma.

Además, el Reglamento hace especial hincapié en la seguridad de las plazas y prohíbe explícitamente iniciar cualquier espectáculo taurino sin la presencia de los médicos y ambulancias, entre las que deberá haber una UVI móvil homologada por la Junta de Andalucía. También recoge los elementos de seguridad que debe reunir cada tipo de coso, aunque otorga un plazo de cinco años para su adecuación.

Respecto a las reses, el Reglamento responsabiliza al ganadero de su integridad hasta que se celebra la corrida y de que los toros no estén ‘afeitados, pudiendo celebrarse la lidia bajo su responsabilidad cuando haya sospecha de manipulación en las astas, que se comprobarán posteriormente. También se podrán realizar análisis de sangre y orina de las reses y de los caballos si se aprecia un comportamiento extraño durante la lidia.

Asimismo, se contempla la posibilidad de que el presidente y los veterinarios señalen las reses en la ganadería (un reconocimiento previo y superficial antes del que se realiza en la plaza) para evitar traslados innecesarios hasta los cosos, donde se someten a un examen físico exhaustivo donde por primera vez los aficionados tendrán voz.

El Reglamento Taurino de Andalucía reconoce a la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Córdoba como centro de referencia para la investigación y la docencia en torno a la cabaña brava de la comunidad autónoma, donde existen más de 300 ganaderías.

La entrada en vigor del texto, que fue aprobado el 21 de marzo de 2006 por el Consejo de Gobierno de la Junta, supone la culminación de un proceso legislativo que ha estado marcado por la participación de todos los colectivos del ámbito taurino, desde los aficionados a los profesionales, y que ha permitido adecuar la ley estatal (de 1996) a la realidad de la Fiesta.

Puede descargarse Reglamento Taurino de Andalucía (21 de Marzo de 2006) en PDF aquí.










Algunas Imágenes

DSC06174 100B6020 P2030766 IMG_1310 IMG_2465 IMG_1714_2 IMG_0055 IMG_1791 IMG_9376

Suscríbase a UTAMA

Si desea mantenerse informado de nuestras novedades, introduzca su correo electrónico y recibirá un mensaje cada vez que publiquemos alguna noticia en nuestra web.